Consulta en Sevilla

El 18 de abril de 2005


Esta consulta pública de Óscar Brenifier fue centrada a una pregunta que le planteó un chico que estaba en la clase de la Facultad de Filosofía de Sevilla, David.
David: -¿Por qué a lo largo de mi vida sólo he tenido una novia?

Óscar: -¿Cuál es el concepto? ¿Cuál sería el trabajo más frágil, el concepto más flojo? Tienes que ver si alguna palabra esconde algo.
D.: -Sólo. El más insignificante puede ser «a lo largo de mi vida», pero esto se puede eliminar.
Ó.: -Pero no hay que eliminar nada.
D.: -El concepto que más problema trae es «novia».
Ó.: -Uno sale de decir esto como algo evidente. Tienes que prepararte un discurso. ¿Qué es una novia?
D.: -Una compañera.
Ó.: -Pero si vas a un bar, te dicen: «¿son tus compañeros?»
D.: -Compañera se queda corto.
Ó.: -¿Hay un problema?


D.: -Sí.
Ó.: -¿Empezamos otra vez?
D.: -Sí.
Ó.: -¿Qué es una novia?
D.: -Una persona con quien te involucras sentimentalmente.

Ó.: -¿Puede ser esa la definición?
D.: (Para unos segundos a pensar y se ríe). –No.
Ó.: -¿Por qué no?
D.: -Porque hay más personas con quienes me involucro y no son mi novia.
Ó.: -¿Por ejemplo?
D.: -Mi hermano.
Ó.: -También te involucras y no es tu novia.
D.: -Involucración y el contacto con esa persona es..., vamos a ver, con mi hermano hay un vínculo sentimental, y con mi novia los sentimientos son diferentes.
Ó.: -Quiero dos palabras, sentimiento "a", hermano; "b", novia.
D.: -Hermano..., sentimiento familiar. Y novia..., pareja.
Ó.: -¿Eso funciona para cualificar sentimientos? ¿Falta algo en esa definición? ¿Ese diccionario esta bien? ¿Es satisfactorio?
D.: -No.
Ó.: -Dos conceptos, ¿sabes la diferencia?
D.: -No siento lo mismo. Con uno vivo unas cosas y con otro, otras.
Ó.: -¿Muy significativo eso?
D.: - El problema está en que no me dan lo mismo.
Ó.: - Son dos conceptos sin verificación.
D.: -No encuentro las palabras.
Ó.: -¿No encuentras las palabras o no las quieres encontrar? (Hace una pausa para darle tiempo a pensar). ¿Tienes alguna respuesta de por qué has tenido sólo una novia y lo que estás diciendo aquí?
D.: -Vacío. Si no sé lo es una novia , ¿cómo voy a tenerla?. Creo que es esa la relación.
Ó.: -Obsérvate. ¿Te has observado durante los últimos quince minutos? ¿Cómo te has visto?
D.: -Confuso.
Ó.: -¿Puede que esa sea la explicación?
D.: -Sí.
Ó.: -Primera conclusión, ¿por qué una persona confusa se pregunta eso y cómo puede responderse?
D.: -Porque esta perdida, va de un lado a otro.
Ó.: -¿Por qué una persona así se preguntaría eso?
D.: -Porque esta buscando la respuesta.
Ó.: -Sí, pero, ¿por qué esa precisamente? ¿Por qué te preocupa eso?
D.: -Esa es la pregunta.
Ó.: -¿Por qué te preocupa?
D.: -Insatisfacción.
Ó.: -¿De qué tipo?
D.: -Me falta algo.
Ó.: -¿Qué te falta?
D.: -Realmente no debería faltar nada. No sé.
Ó.: -Si no sabes, ¿por qué te preocupa?
D.: -No es un problema.
Ó.: -Problema resuelto.
(Pausa)
Ó.: -Vamos a seguir. Es posible que te falte algo y no sepas lo que es pero te falta, ¿puede ser?
D.: -Sí.
Ó.: -¿Cómo funciona eso?
D.: -Sólo ves que te falta algo, no sabes lo que es.
Ó.: -¿Cómo sabes que no es el dinero?
D.: -Porque el dinero no es importante, pero eso sí.
Ó.: -¿Por qué eso es importante?
D.: -Porque la pareja es importante, es un prejuicio.
Ó.: -¿Por qué quieres la novia y no el dinero? La novia no sabes porqué la quieres y el dinero sí. Explica eso.
D.: -Si quiero algo y no sé porqué puede que pierda valor.
Ó.: -¿Cuál es el concepto?
D.: -Valor.
Ó.: -Si pierde valor, ¿cómo se puede llamar esa palabra? ¿Cómo es una persona así?
D.: -Una persona así..., pesada.
Ó.: -¿Puedes explicar eso?
D.: -Sí. Estoy cansado.
Ó.: -Hay dos conceptos, confuso y pesado. ¿Cuál te parece la mejor hipótesis?
D.: -Confuso.
Ó.: -¿Entonces por qué una persona confusa se pregunta eso?
D.: -Porque no sabe lo que quiere.
Ó.: -Si no sabes lo que quieres, ya te puedes responder porqué sólo has tenido una novia. ¿Qué le dirías a una persona con ese problema para ayudarle?
D.: -Que se calme.
Ó.: -Eso le ayuda. Otra.
D.: -No. Que qué entiende por novia.
Ó.: -¿Eso funciona?
D.: -Sí.
Ó.: -¿Lo hacemos?
D.: -Uff (suspira con cansancio y sonríe).
Ó.: -¿Qué es una novia?
D.: -Un ideal.
Ó.: -¿Cómo Mª Teresa de Calcuta?
(Risas)
D.: -¡No!
Ó.: - Entonces, ¿qué es este ideal?
D.: -Es una persona que me complemente.
Ó.: -¿Crees que una persona quiere ser un complemento de otra?
D.: -No.
Ó.: -Si le dices eso, ¿qué piensa esa persona?
D.: -Pone de manifiesto la falta de algo.
Ó.: -Eso es, ¿no?
D.: - Le pone como un objeto.
Ó.: -¿Te sorprende o lo sabías?
D.: -Lo sabía.
Ó.: -Haberlo dicho antes.
D.: -Se me olvida. Y no quiero verlo.
Ó.: -¿Sostienes que es pesado?
D.: -Sí.
Ó.: -Si al que ayudas lo ve como un objeto, ¿qué le dirías?
D.: -Aprende a estar solo.
Ó.: -¿Le va a gustar eso?
D.: -No.
Ó.: -¿Qué te va a contestar?
D.: -No me jodas.
(Risas)
Ó.: -Algo más conceptual.
D.: -¿Y eso cómo se hace?
Ó.: -Lo que estamos haciendo es tener un diálogo interno.
Ó.: -Él quiere desistir.
D.: -No sé estar solo.
Ó.: -¿Qué le dirías?
D.: -Ámate más.
Ó.: -¿Puede una persona que no se ame y crea que el otro es objeto, tener un emplazamiento grande de él mismo y del otro?
D.: -No.
Ó.: -¿Cómo es su visión del mundo?
D.: -Pequeña.
Ó.: -¿Qué piensa?
D.: -Que el mundo no está bien hecho.
Ó.: -¿Por qué? Las relaciones humanas.
D.: -Querría cambiar el mundo por las personas. Algo falla. El mundo funciona mal.
Ó.: -¿Por qué?
D.: -Porque se ve a las personas como objetos... Funciona mal.
Ó.: -¿Por qué? ¿Cuál es la conclusión?
D.: -Que funciona mal.
Ó.: -¿Eso puede explicar tu pregunta? ¿Si le quieres decir eso a un amigo?
D.: -Que pruebe a hacer lo contrario.
Ó.: -¿Cómo le convences? ¿Tienes una prueba de que el mundo va bien?
D.: -No. Ve la manifestación de la vida.
Ó.: -¿Qué manifestación tienes que lo pruebe? ¿Qué hay que te guste en la vida?
D.: -La amistad.
Ó.: -Entonces, la vida sin amistad no está bien.
D.: -No.
Ó.: -Prueba que el mundo va bien.
D.: -No quiero saber como va el mundo.
Ó.: -¿Es imposible?
D.: -El mundo va.
Ó.: -No hay nada que no tenga vínculos sustanciales.
D.: -Si aceptas la vida el mundo va bien. Es lógica.
Ó.: -¿Te responde a tu pregunta?
D.: -Aceptarme a mí mismo.
Ó.: -Paramos. Dime algo que describa este ejercicio.
D.: -Que las preguntas son difíciles de contestar.
Ó.: -¿Te gusta?
D.: -Sí... Responder a preguntas fáciles es difícil.
Ó.: -¿Te gusta?
D.: -Me gusta. Es un ejercicio cansado. No es una forma de pensar lógica. Y si te miras dentro, es más jodido.
Ó.: -¿Es productivo?
D.: -Sí, porque te das cuenta de lo estúpido que eres.
Ó.: -¿Te gusta serlo?
D.: -No.


Diálogo comentando la consulta con David.
Chica: à Lo que me ha llamado la atención es que no ha dicho ni una sola vez la palabra amor.
D.: -Interesante.
Ó.: -Es un tabú, aunque no lo creas.
D.: -Para mí no lo es.
Ó.: -¿Por qué no lo pronunciaste? Como dice Spinoza: «Cada veza que dices algo es la negación del resto». Tal y como dice Nietzsche: «Filosofar es un trabajo de banquero». Mi trabajo es coger cada palabra y ver lo que significa.

Vérifié - August 15, 2006